semillas de marihuana autoflorecientes exterior

Aprender a plantar marihuana medicinal en tu propia casa te dará la oportunidad de controlar las cepas que utilizas. En orden de utilización serán: vasos, agua mineral, cinta adhesiva y un boli para identificar el tipo de semillas (en caso de que vayamos a germinar diversas variedades), pastillas de turba deshidratada tierra y envases donde dejaremos que la naturaleza siga su curso.
La principal características que poseen las semillas autoflorecientes es, sin duda alguna, su independencia de las horas de luz para que la planta se desarrolle y florezca, sea que no dependen del ciclo de luz y oscuridad para empezar a florecer, al contrario que cualquier otra planta que si dependen de las horas de luz para que desarrolle su potencial.
Cuando las plantas son pequeñas y éstas no tienen un sistema radicular potente para poder absorber todo el agua de riego, en el caso de aportar un exceso de riego el sustrato queda demasiado húmedo haciendo que aparezcan diferentes amenazas que pueden atacar a nuestras plantas de marihuana.
El jurado de la I Copa de la Marina Baixa (Alicante 2010) puntuó como la mejor planta a una muestra que resultó ser de la variedad Speed Devil Auto®, compitiendo contra otras variedades fotodependientes presentadas al concurso, tipo Jack Herer, White Widow, Diesel, y otros modernos polihíbridos feminizados.
Por lo general, poner una semilla en el sustrato y regar es suficiente para que nuestras pequeñas se abran y den lugar a la plántula, aunque con este sencillo sistema no obtendremos el alto porcentaje de germinación que podríamos obtener siguiendo los consejos que ofrecemos a continuación.
En exterior nunca sabemos lo que nos depara la querida madre naturaleza, lo mismo tus semillas gozan de una semana de buen tiempo y sol como también puede ser que el primer día que empiecen a asomar la cabecita les caiga un chaparrón y bajen las temperaturas.
Para que no se formen bolsas de humedad, el aire que circula por la sala debe removerse con un ventilador pequeño, como el ventilador de suelo Cyclone Se coloca en una esquina de la habitación con el flujo no directamente a los cogollos, de manera que remueva el aire pero no sacuda demasiado las plantas.
En cuanto la planta ya tiene cuatro pares de hojas puedes subir paulatinamente el abono de crecimiento semana a semana desde la cantidad mínima hasta la máxima indicada por el fabricante, siempre y cuando veas que tus plantas responden bien a las aplicaciones de abono y no muestran signos de sobre fertilización.
Necesitáremos un cuchillo de sierra grande y bien afilado para cortar sin problemas el mazacote de raíces y tierra (los semillas de cannabis ), así como una bandeja portamacetas y algún abono estimulador del sistema radicular.
Sin embargo usaremos estimulantes radiculares para favorecer al sistema radicular a colonizar la maceta rápidamente, también podríamos usar hongos y bacterias que entran en simbiosis con nuestras plantas, aumentando sus defensas naturales y favoreciendo a un gran desarrollo de la planta.
En las variedades autoflorecientes, el comienzo de la fase de floración lo marcarán ellas mismas, mientras que en las semillas feminizadas, regulares, debemos ser nosotros los que, a través del cambio de fotoperiodo, les señalemos cuando deben comenzar a florecer (estableciendo 12 horas de luz y 12 de oscuridad).
No creo que el bajo porcentaje de germinación que has tenido este año se deba a las semillas de , la experiencia personal que he tenido con este banco siempre ha sido buena y sus simientes tienen fama por germinar rápido y producir plantas fuertes y robustas.

Comments are closed.